Salvaguarda  

 
 

INTRODUCCIÓN

La Ceremonia Ritual de Voladores es un ritual sagrado que hemos venido recreando por más de 1,600 años y transmitiendo de generación en generación. La organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reconoció el 30 de septiembre de 2009 a la Ceremonia como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, patrimonio vivo único en el mundo. 
 
Con esta declaratoria, los Voladores adquirimos compromisos serios con la humanidad. Es nuestra responsabilidad moral y espiritual compartir estos valores universales en toda la faz de la Tierra. Estamos comprometidos a valorar la tradición y conservar el patrimonio natural e inmaterial; así como a impulsar la divulgación de los valores de la ceremonia, enalteciéndolos, pues es reflejo de tradición histórica, diversidad cultural y convivencia armónica con la
naturaleza. Por medio de nuestros rituales, contribuimos a fomentar la comprensión de la diversidad.
 
“Para mí, un Volador, ser nombrado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad es importante, porque nos da más fuerzas para seguir adelante y nunca perder esta danza sagrada que vivimos y compartimos.”
Ignacio Cortés Santiago,
Joven Volador de Cerro Grande, Filomeno Mata 

  

 

 

PATRIMONIO INMATERIAL

La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Educación, la Ciencia y la Cultura ha definido al patrimonio cultural inmaterial como el conjunto de usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural. Su preservación es el sustento de la diversidad creativa y cultural de los pueblos del mundo, por lo cual se ha impulsado la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en el año de 2003.

El patrimonio inmaterial en México, es un espejo de mil imágenes, una riqueza forjada por todos. La imagen más auténtica de nuestro territorio es la multiculturalidad y en ella, la Ceremonia Ritual de los Voladores es una de las más bellas tradiciones dancísticas. Su historia atraviesa las milenarias culturas mesoamericanas y su trascendencia a través del tiempo, la hacen un símbolo convocante de los pueblos indígenas.

Los ritos y danzas son manifestaciones del patrimonio inmaterial de las comunidades, su persistencia ha estado sustentada en la memoria colectiva, pues en cada una de las narraciones, extendidas en el ejercicio ritual del movimiento, en este caso, del volador, se manifiestan mitos y concepciones del universo y la naturaleza. Por tanto la comunicación con lo divino, así como la fertilidad de la tierra, dependen del merecimiento humano, ello enriquece nuestra identidad cultural como ciudadanos y al mismo tiempo es una aportación para la interculturalidad con otros pueblos del mundo.

En Septiembre del 2008, nuestro país presentó ante la UNESCO un expediente que propone y justifica los valores culturales que contiene la Ceremonia Ritual de los Voladores, para que este bien sea considerado Patrimonio Cultural Inmaterial. Alcanzar esta distinción será una contribución para fomentar la comprensión y el

 


respeto de la diversidad cultural, y al mismo tiempo, estimulará la conciencia en torno a la importancia del patrimonio cultural intangible; como posibilidad de acceso a nuestra propia interculturalidad. Desde la cobertura institucional ya se ha dado un paso importante. El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes ha inscrito a la Ceremonia en el Inventario de Patrimonio Cultural Intangible de México.

La integración y gestión del expediente de la Ceremonia Ritual de los Voladores, está propiciando un movimiento cultural que se cristaliza en la construcción de un Plan de Salvaguarda, un esfuerzo colectivo por integrar el conocimiento histórico, social y oral que se tiene de sus valores cosmogónicos, así como de las perspectivas de su preservación futura. La realización de este documento ha despertado entre las comunidades, organizaciones, instituciones encargadas de la cultura, el interés por participar y conjuntar esfuerzos para valorar su continuidad, para analizar su problemáticas de conservación, así como para identificar acciones que, un horizonte de largo plazo aseguren su preservación.

La realización de este instrumento nos está permitiendo generar una actitud integral para la preservación de los valores culturales del ritual del volador, así como una cooperación amplia con diversos organismos sociales e institucionales de México y América Central, que redundará seguramente, en el ejercicio de los derechos culturales de las comunidades y de los voladores, ante el mundo globalizado.

 

 



 

PLAN DE SALVAGUARDA

Después de varios siglos de persistencia y continuidad de la Ceremonia Ritual de Voladores, actualmente existen significativas amenazas en la conservación de este patrimonio, la pérdida de principios espirituales y de preparación; la deforestación de los bosques, provocada por la ganadería extensiva, o por la industria maderera que ha ocasionado la extinción del tsakáe1kiwi, así como otros árboles y plantas asociados al ritual del volador; la competencia desleal, ya que no hay suficientes plazas que garanticen trabajo para los diferentes grupos de voladores, la migración, la pobreza, marginación y desde luego la segregación cultural, entre otras, representan un reto para la preservación de esta tradición milenaria.

Es importante también considerar que como un patrimonio vivo, la Ceremonia Ritual de los Voladores no han quedado estática en un tiempo determinado, sino que, debido a su constante recreación y a la incorporación de nuevos contextos y generaciones, se ha modificado y enriquecido el rito, por medio de singulares procesos de adaptación y recreación, de manera que hoy en día, expresa un mosaico de cosmogonías, valores y e identidad de muchas comunidades de México y Centro América.

La Ceremonia Ritual de los Voladores es un pasado vivo y es al mismo tiempo una de las hullas más hondas de la identidad y de la resistencia de pueblos indígenas. Para alcanzar su preservación se ha creado un Plan de Salvaguarda, que es un documento rector elaborado a partir de la experiencia de los voladores, que sirve como marco general para realizar acciones a corto y largo plazo, así como para asegurar la conservación integral de patrimonio natural y cultural de esta tradición.
 

Los propósitos de este instrumento son:

  • Promover e impulsar un proceso participativo de planeación, que estructure en un horizonte de corto y largo plazo, las estrategias y acciones que preserven la Ceremonia 

  • Establecer las disposiciones de estudio, conservación, formación y difusión de la Ceremonia, bajo los principios y recomendaciones contenidas en la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO. 

  • Desarrollar con las comunidades y grupos de voladores procesos dialógicos e interculturales en la ejecución, seguimiento y evaluación del Plan de Salvaguarda. 

  • Ser un instrumento que guie las acciones operativas de la preservación integral del patrimonio cultural inmaterial de la tradición. 

  • Procurar y favorecer el desarrollo de un marco de protección legal para la conservación, autenticidad e integridad de los valores del ritual del volador, así como la transferencia de capacidades de gestión hacia las comunidades, y en general la procuración de derechos culturales. 

  • Propiciar la más amplia cooperación a nivel municipal, estatal, nacional e internacional para gestionar y realizar los objetivos y acciones contenidos en el Plan de salvaguarda.
     

ESCUELA DE VOLADORES

Kgosnín: Escuela de Niños
Voladores

Con el propósito de preservar la Ceremonia Ritual de Voladores y estimular el conocimiento profundo de su significado, el Consejo de Ancianos del Totonacapan y los maestros de la comunidad apoyaron la creación de la Escuela de Niños Voladores. Esta escuela inició actividades en el año 2005 y hoy cuenta con una generación de niños y jóvenes formados en el milenario arte de volar.

Sus ejes principales son: 
 

  • Valoración de la tradición 

  • Protección legal y laboral 

  • Conservación del patrimonio natural e inmaterial 

  • Divulgación de los valores de la ceremonia 

  • Formación y transmisión de la tradición 

  • Profundización en la historia y el conocimiento


Para los instructores es importante que los niños sean danzantes completos: que no sólo tengan destreza para danzar, sino que la Ceremonia vaya acompañada de la base espiritual. Los abuelos, padres, tíos y tutores guían bajo un modelo educativo propio, con el que transmiten la lengua Totonaca, leyendas, rezos, la confección de los trajes, la ejecución de la danza y la música.

“Se siente bien, porque se puede expresar uno y volar como un ave.”
Miguel Hernán San Martín, 11 años
Danza de Voladores, Negritos y Guaguas

“Es un orgullo porque así se rescata la danza, y una emoción porque, cuando estamos arriba, a algunos les daría miedo, pero a nosotros no.”
Andrés Castaño Carmona, 15 años
Danza de Guaguas y
Voladores


 


 

Todos los Derechos Reservados a
Consejo para la Protección y Preservación de la Ceremonia Ritual de Voladores A.C.
contacto@voladoresdepapantla.org.mx